Activismo y cambio de conciencia social
Thursday August 17th 2017

Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…

La lucha no-violenta exige más valor y coraje que la lucha violenta. (Foto de Samuel Rodríguez)

Los acontecimientos de ayer en Barcelona deberían llevarnos a reflexionar, en frío, sobre cuáles deberían ser los principios clave del éxito del Movimiento 15M y de la Spanish/World Revolution.

Si analizamos bien, el gran éxito de las protestas ha tenido dos pilares fundamentales: la no-violencia exhibida hasta anteayer y el hecho de que ésta haya sido una revuelta sin líderes identificables.

El sistema, los partidos, los órganos de poder, los que detentan el poder en definitiva, se han visto atados de pies y manos ante nuestras protestas porque han tenido que enfrentarse, impotentes, ante una forma de “lucha” —sí, he dicho bien, “lucha” (leed a Gandhi)— que no entra en sus parámetros, para la cual no disponen de un programa informático cerebral que les diga “Si ocurre esto, entonces hay que hacer esto otro”.

Si desde un principio hubiéramos actuado de forma violenta, su programa les habría dicho “Esto se resuelve con represión violenta por parte de las fuerzas de seguridad”. Y, además, se habrían sentido aliviados en su fuero interno, diciéndose: “Estas cosas no se pueden consentir y tenemos que frenarlas”, ignorando de paso lo que pudiera estar reclamando la sociedad civil en las calles y en las plazas.

Pero, hasta anteayer, las protestas han sido pacíficas, no-violentas, y eso les ha desarmado. El “programa” no les decía qué hacer en una situación así, prolongada en el tiempo, sin quedar ante todo el mundo como políticos represores y antidemocráticos. Algunos, incluso —pienso en Esperanza Aguirre—, en el paroxismo de su propio cortocircuito cerebral, han terminado por proyectar hacia el exterior —tal como entiende el psicoanálisis la proyección— aquello que no reconocían en su interior, al decir que el Movimiento 15M era un movimiento “autoritario”.

Efectivamente, una protesta no-violenta, masiva y prolongada en el tiempo cortocircuita la capacidad de respuesta de los que detentan el poder… o bien les obliga a quitarse la careta de “demócratas” y a mostrar su verdadero rostro autoritario.

Éste ha sido uno de los pilares fundamentales de nuestro gran éxito en las revueltas de los Indignados.

Por eso, el movimiento corre un gran peligro si dejamos que un pequeño número de radicales violentos ocupe la vanguardia de las protestas; porque, si reaccionamos violentamente, entonces ELLOS YA SABEN QUÉ HACER CON NOSOTROS, les aliviamos de su cortocircuito y se sienten justificados para aplastarnos y para ignorar por completo nuestras demandas.

El otro pilar de nuestro éxito ha sido el hecho de que la revuelta no haya tenido unos líderes identificables, ni en lo individual ni en lo colectivo.

El programa informático cerebral de nuestros actuales líderes políticos, y de la política mundial en general, dice que: “Si —o sea, IF— puedes identificar a las personas o las organizaciones que te están tocando las narices, entonces —o sea, THEN— puedes utilizar distintos recursos habituales en la política; puedes optar por desprestigiarles buscando sus puntos débiles o sus trapos sucios; puedes provocarles individualmente para que cometan un error y pierdan su capacidad de liderazgo; o, en última instancia, y cuando hablamos ya de alta política o economía nacional o internacional, siempre se les puede sobornar, comprar con un buen puñado de billetes o, incluso, si son demasiado empecinados, se les puede asesinar”. (Martin Luther King, Gandhi, quizás John Lennon, y tantos otros, son un buen ejemplo de ello.)

Como ya dije en este mismo blog meses antes del 15M (Revoluciones sin líderes), es de todo punto crucial entender que la actual revolución de las sociedades civiles debe ser, necesariamente, una revolución sin líderes. Éste es el segundo gran pilar del éxito de la Spanish Revolution, pues se trata de otro aspecto que cortocircuita por completo la capacidad de respuesta de los políticos y los poderes económicos que se empeñan en prescindir de las personas, en sacrificarlas en el altar del dios dinero (o mercado, como se prefiera llamar).

Si les ofrecemos violencia, si les ofrecemos líderes, ELLOS YA SABEN QUÉ HACER CON NOSOTROS; su manual de juegos sucios está lleno de métodos para abortar una situación así. Pero si nuestra revolución es una REVOLUCIÓN “SIN”, si nos aferramos con uñas y dientes a la no-violencia, si no les ofrecemos cabezas visibles que cortar, les va a resultar muy, muy difícil detener la gran revolución de la sociedad civil que nuestro mundo, y la historia, están reclamando.

Intentemos hacer entrar en razón a los radicales violentos que se han insertado en nuestras filas, intentemos hacerles ver que la mayoría de nosotros no quiere violencia, que respeten la decisión de la mayoría, que no aborten aquello por lo que, dicen ellos, están luchando. (Les sugiero que se lean otro post de este mismo blog escrito meses antes del 15M, Revoluciones no-violentas.)

Y, si no entran en razones, considero que nuestra respuesta pacífica debe ser la de abandonar la manifestación en silencio e ir a montarla en otra plaza, en otra calle, ante otra sede de gobierno. Dejemos a los violentos (a los radicales en nuestras filas y a las fuerzas antidisturbios) que se aticen cuanto quieran ellos solos. Dejémosles bien claro que ésa NO es nuestra propuesta. No dejemos que unos pocos echen por la borda el esfuerzo que durante el último mes han hecho tantos cientos de miles de ciudadanas y ciudadanos.

Nuestra “guerra” es otra.

Y, como decía Gandhi, para este tipo de guerra, la guerra no-violenta, hace falta mucho más coraje, mucho más valor, que para la convencional guerra violenta.

Si alguien quiere exhibir de verdad valor, que lo haga desde la no-violencia.

Nota final: Están circulando ahora por Internet teorías que afirman que el Movimiento 15M está dirigido en la sombra por el mismísimo clan de los Rockefeller para socavar la fuerza de los estados y propiciar una dictadura mundial de la banca internacional y los mercados. Personalmente, pienso que las teorías de la conspiración son capaces de convencernos tanto de una cosa como de la contraria, de ahí que prescinda de todas estas teorías traídas por los pelos. En cualquier caso, si así fuera, que la banca internacional y “los mercados” no duden que, más pronto o más tarde, la sociedad civil mundial no sólo va terminar con un sistema político que no tiene en cuenta a los ciudadanos y ciudadanas de a pie; también va a acabar con la dictadura del dios dinero y de sus sacerdotes. Somos miles de millones más que ellos, y sabemos perfectamente lo que NO queremos.

Enviar a Apezz

3 comentarios para “Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…”

  • grian333s says:

    Quiero hacer un añadido a este post. Las evidencias apuntan a que la misma policía haya infiltrado agentes para montar la bulla y tener el pretexto para disolvernos. Yo sugeriría que hagamos uso de fotos y vídeos para ponerles al descubierto, tal como se ha hecho ya con lo de ayer. Por otra parte, quizás convendría que los organizadores crearan un grupo de control para estas cosas, personas que se dedicaran en las manifestaciones a controlar esa posibilidad y alertar a los organizadores para no caer en tan innobles trampas. Pero seguro que muchas cabezas pensando pueden encontrar soluciones más creativas que la mía. Os animo a los organizadores a que busquéis una solución en asamblea, aunque sea más reducida.

  • endertalker says:

    grian333s eso que dices es una chorrada como un piano, es caer en el más triste de los trolleos y encarrilar el pensamiento conspiranoico. Todo el mundo sabe que desde la policía es policía y los manifestantes manifestantes, ha habido infiltrados por las más diversas razones, y no todas ellas inmorales.
    El contenido del post es mucho más inteligente que todo eso.

  • grian333s says:

    Endertalker, si ves los vídeos a los que he puesto enlace en el post de hoy (http://guerrerosdelarcoiris.midnightsun.com.es/?p=563), verás que las posibilidades de que la misma policía esté generando los incidentes no es tan improbable, ni mucho menos. Precisamente, soy un anticonspiranoico. No me gustan nada las teorías de la conspiración, y siempre las esquivo con pensamientos más racionales y menos rebuscados. Pero hay que ver los vídeos. No digo que los vídeos lo dejen todo claro, pero sí que levantan serias sospechas, y que este tema debería de ser investigado, si no por los juzgados, si al menos por la prensa. Y si ni unos ni otros echan una mano, tendremos que buscarnos la manera de que no nos revienten las manifestaciones con una violencia que no queremos. Gracias por tu comentario.


Deje un comentario

Más en esta categoría

Una nueva visión del mundo
Una nueva visión del mundo

En el preámbulo del acta de constitución de la UNESCO dice: “Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los [Leer más]

De Copenhague a Nueva York
De Copenhague a Nueva York

El Dr. Federico Mayor Zaragoza fue director general de la UNESCO entre 1987 y 1999. Científico, académico, político, [Leer más]

Y la indignación crece…
Y la indignación crece…

En el post de ayer estaba dando por hecho que un pequeño número de radicales habían complicado las cosas con su [Leer más]

Piensa globalmente… ¡World Revolution!
Piensa globalmente… ¡World Revolution!

“Piensa globalmente, actúa localmente” es la máxima de Patrick Geddes que los activistas de medio mundo estamos [Leer más]

Archivos