Activismo y cambio de conciencia social
Thursday August 17th 2017

La Rebelión de los Indignados

Uno de los letreros de la protesta en la Puerta del Sol de Madrid (Foto EFE/Pablo Talamanca)

Desde hace ya unos cuantos años —pero sobre todo a la vista de los acontecimientos de los últimos meses— vengo diciendo por activa y por pasiva que HA LLEGADO LA HORA DE LA SOCIEDAD CIVIL, y el Movimiento 15-M – Democracia Real YA es una muestra más de tal aseveración.

De un tiempo a esta parte, la sociedad civil de medio mundo viene dando muestras cada vez con más asiduidad de que su paciencia se está agotando; en los países donde imperan las dictaduras, ante la falta de libertades y de derechos civiles; y, en los países occidentales, ante la inoperancia de los poderes civiles frente a los desmanes de la banca internacional y del neoliberalismo, y ante el desgaste social de esos mismos poderes civiles, que asumen la corrupción como un mal menor, y la falta de ética como un estándar social asimilable.

Primero fue el inconmensurable ejemplo del pueblo de Islandia, donde la misma población provocó el colapso del gobierno, la nacionalización de los principales bancos y la redacción de una nueva constitución, negándose a pagar a Reino Unido y a Holanda las deudas de sus banqueros. Después vino la exhibición pública de las vergüenzas de la diplomacia de los Estados Unidos por las filtraciones de WikiLeaks, una organización civil independiente que de inmediato se vio apoyada por decenas de miles de personas en todo el mundo ante el boicot del que fue objeto por parte de los Estados Unidos y sus cómplices financieros (¿o habría que decirlo al revés?). Y, finalmente, y sorprendiendo a todo el mundo, han sido los pueblos árabes (unos con mayor éxito que otros) los que se han lanzado a la calle para reclamar su cuota de libertades y derechos civiles.

Ante todos estos movimientos humanos se iba echando ya en falta una rebelión similar de la sociedad civil en el mismo corazón de los países occidentales. El adocenamiento al que se nos está sometiendo desde el mercado de consumo y desde los medios de comunicación de masas —la soporífera placidez del que tiene todas las necesidades básicas cubiertas y duda en mover un dedo ante algo que no sea seguir consumiendo—, parecía haber anestesiado masivamente a la población ante los desacatos financieros y políticos impuestos por los Amos del Mundo desde el Banco Mundial, el Fondo Monetario Internacional y demás títeres nacionales e internacionales.

Por eso resulta tan atractiva y tan esperanzadora esta revuelta de la sociedad civil, porque son las primeras señales de un despertar, de una toma de conciencia y, por encima de todo, de una asunción de responsabilidades personales que, de no haberse dado, estarían condenando a nuestro mundo a una hecatombe de proporciones planetarias. Y todo el que sea consciente de la relación directa existente entre el actual orden económico mundial y todos los desastres que nos asolan —injusticia social, pobreza hasta límites inhumanos, guerras, cambio climático, agotamiento de los recursos del planeta, etc.— estará de acuerdo conmigo en que no exagero.

La rebelión de los “indignados” es la rebelión de los que están ya hartos de falsedades e hipocresía, de los que no soportan más mentiras ni más injusticias, de los que piden unos mínimos estándares éticos y de valores en aquellos que les piden el voto no para defender sus intereses, sino para satisfacer las exigencias de los poderes económicos de este planeta.

Y es que los “indignados” están pidiendo a voz en grito AUTENTICIDAD, y sienten repugnancia —cada vez más— ante la hipócrita falsedad de la sociedad que otros están haciendo, dicen, en su nombre; sienten repugnancia ante las mentiras de los bancos, de las grandes empresas, de los políticos, de los medios de comunicación, de la publicidad, de todo aquel que cree que, con sólo adoptar una “imagen” atractiva, nos tiene comido el corazón. Y es que a los “indignados” ya no les basta con la “imagen”, ya no se quedan en la superficie de las cosas ni de las personas, pues los “indignados” buscan algo más detrás, algo más veraz, más cierto, más auténtico, más transparente, más cristalino…[1]

Sí, es esperanzador el Movimiento 15-M; pero “esperanzador” no significa “consecución”. Esperanzador significa “podemos conseguirlo”, significa “nos hemos puesto en marcha”; pero todavía nos queda por recorrer un largo camino, un camino que pasa necesariamente por la ACCIÓN, y por la IMPLICACIÓN y el COMPROMISO de todas aquellas personas que simpatizan con lo que el Movimiento 15-M ondea al viento.

Tendremos que implicarnos todos, conscientemente; tendremos que asumir nuestra responsabilidad personal como actores del cambio hacia un mundo mejor. No podemos quedarnos en casa viendo las noticias y pensando “¡Qué majos estos chicos “indignados”! ¡Me gusta lo que hacen!”, porque lo que esos chicos “indignados” necesitan es que salgamos todos a la calle a manifestarnos pacíficamente a su lado, codo con codo; y porque lo que esos chicos “indignados” están reclamando lo reclaman también por ti. Y no es justo, ni sería ético, que escurrieras el bulto con excusas vanas de “no tengo tiempo”, “tengo mucho trabajo” o “me pilla muy lejos”.

Y no te tomes esto como una acusación personal. Lo de “tengo mucho trabajo” y “me pilla muy lejos” lo digo también por mí. Nadie te pide que abandones tus obligaciones, pero sí que hagas un esfuerzo por apoyar aquello que, en última instancia, tú también reclamas en la intimidad de tu hogar, sin que puedan oírte los que de verdad tienen que oírte.

Antes de terminar este post, acabo de leer en El País.com que la Junta Electoral de Madrid prohíbe la protesta de hoy en la Puerta del Sol, señal inequívoca de que al “sistema” le está molestando, incluso doliendo, lo que estamos haciendo los “antisistema”.

Yo no voy a poder estar en Madrid, pues vivo a casi 300 kilómetros de allí. Pero mañana mismo estaré en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia, junto con mis desconocidos compañeros “indignados”.

¿Te apuntas?


[1] A este respecto, léase un artículo mío en la Red Sostenible y Creativa titulado “Los Creativos Culturales, un esperanzador descubrimiento sociológico”. Clica aquí.

Enviar a Apezz

Deje un comentario

Más en esta categoría

Una nueva visión del mundo
Una nueva visión del mundo

En el preámbulo del acta de constitución de la UNESCO dice: “Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los [Leer más]

De Copenhague a Nueva York
De Copenhague a Nueva York

El Dr. Federico Mayor Zaragoza fue director general de la UNESCO entre 1987 y 1999. Científico, académico, político, [Leer más]

Y la indignación crece…
Y la indignación crece…

En el post de ayer estaba dando por hecho que un pequeño número de radicales habían complicado las cosas con su [Leer más]

Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…
Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…

Los acontecimientos de ayer en Barcelona deberían llevarnos a reflexionar, en frío, sobre cuáles deberían ser los [Leer más]

Piensa globalmente… ¡World Revolution!
Piensa globalmente… ¡World Revolution!

“Piensa globalmente, actúa localmente” es la máxima de Patrick Geddes que los activistas de medio mundo estamos [Leer más]

Archivos