Activismo y cambio de conciencia social
Friday October 20th 2017

Al pueblo de los Estados Unidos

James Madison, the "Father of the Consitution" of the U.S.

(You can read this post in English below)

James Madison (1751-1836) fue el 4º presidente de los Estados Unidos. Pero, por encima de esto, pasa por ser uno de los más influyentes “Padres Fundadores” de aquel país, y se le considera “El Padre de la Constitución” norteamericana, una Constitución avanzadísima para su época y en la que medio mundo aún podría buscar un modelo.

El otro día me encontré con una cita de este gran hombre, una cita que me sorprendió profundamente por cuanto es un indicio de hasta qué punto los gobernantes y los grandes poderes económicos de este gran país han perdido los papeles y han TRAICIONADO los elevadísimos principios que sus fundadores establecieron con la esperanza de hacer un mundo más justo y pacífico.

James Madison decía esto un 20 de abril de 1795:

“De todos los enemigos de la libertad pública la guerra es, quizás, la que más terror debe provocar, porque lleva en sí y desarrolla el germen de todos los demás enemigos de la libertad. La guerra es el origen de los ejércitos, y de éstos devienen deudas e impuestos. Y es bien sabido que los ejércitos, las deudas y los impuestos son instrumentos que llevan a los muchos bajo el dominio de unos pocos. En la guerra, también, se amplía el poder discrecional del Ejecutivo. Su influencia a la hora de repartir cargos, honores y emolumentos se multiplica; y a todos los medios de seducción de las mentes se les añaden los del sometimiento de la fuerza del pueblo. El mismo aspecto maligno del republicanismo se puede rastrear en la desigualdad de las fortunas y en las oportunidades de fraude, que crecen libremente en un estado de guerra… y en la degeneración de los modales y de la moral que engendran ambas. Ninguna nación puede preservar su libertad en medio de continuas guerras.”

Imagino que más de una persona en el mundo hispano se sorprenderá, como yo me sorprendí, con palabras como las de James Madison, pues nos hemos acostumbrado a ver al gran gigante del norte como una potencia imperial que actúa sin contemplaciones con todo oponente más pequeño. Pero un estudio más profundo del pensamiento de los “Padres Fundadores” de los Estados Unidos nos demostraría a todos, incluidos los estadounidenses, que las clases dirigentes posteriores, el poder financiero y las grandes corporaciones norteamericanas traicionaron bien pronto a aquellos grandes hombres a los que tanto nombran y citan, y de los que tan orgullosos dicen sentirse.

Imagino que estos grandes hombres se habrán revuelto más de una vez en sus tumbas viendo lo que estaban haciendo sus sucesores con el magnífico legado que ellos les dejaron.

Resulta paradójico que, habiendo dicho Madison, el “Padre de la Constitución” de los Estados Unidos, “Ninguna nación puede preservar su libertad en medio de continuas guerras”, los sucesivos gobiernos de los Estados Unidos se hayan entregado a la práctica permanente de la guerra por todo el mundo, sin tomarse casi tiempos de respiro para mantener sus ejércitos quietos y en paz. Y así, poco a poco, el pueblo estadounidense está perdiendo su libertad, tal como vaticinaba James Madison.

¿Quién gobierna realmente los Estados Unidos? Es evidente que no sus presidentes, que son simplemente (consciente o inconscientemente) títeres electos en manos del inmenso poder financiero y empresarial (la maquinaria de guerra) de unos hombres que pretenden dominar todo el planeta, y a quienes Norman Mailer, en Los ejércitos de la noche, definió como, “los villanos de las sociedades anónimas que hoy destruían la promesa del presente con su fariseísmo y su codicia y su secreta apetencia (a menudo desconocida para ellos mismos) de cierta variante sexo-tecnológica de neofascismo”.

(A tenor de las palabras de Mailer, quizás podríamos comenzar a ver el neoliberalismo como un neofascismo de carácter económico que emplea para cumplir sus objetivos la dictadura del mercado, en la que los pueblos no tienen voz ni voto.)

Pero no todo el pueblo de los Estados Unidos está por este estado de cosas. Son muchos, muchísimos, los que reniegan de lo que están haciendo sus gobernantes y sus financieros. Si algo se le puede achacar a este gran sector de su población es que no se hagan oír más en su propio país.

Quizás va siendo hora de que vosotros, amigos norteamericanos que estáis por la justicia, por la paz, por la solidaridad y la sostenibilidad de nuestro planeta, comencéis a haceros visibles en las calles, como ya hicisteis en la década de los 60 y los 70, cuando conseguisteis detener aquella lacerante guerra de Vietnam, cuando pusisteis en su sitio a Nixon y a tanto desvergonzado como se atrevió a ponerse en los peldaños más altos de vuestro país.

Quizás va siendo hora de que le digáis alto y claro a vuestros representantes políticos y a vuestros empresarios y financieros que estáis hartos de no poder sentiros orgullosos de vuestra gran nación por causa de tanta injusticia y destrucción como ellos están sembrando en todo el mundo.

Y sabed que, desde todo el mundo, encontraréis el apoyo de cientos de miles, de millones de personas que pensamos como vosotros, que queremos también un mundo mejor, que queremos justicia, sostenibilidad, solidaridad y no-violencia, y que siempre hemos guardado la secreta esperanza de que el nuevo mundo que soñábamos quizás naciera a la sombra del obelisco del Monumento a Washington, o en las gradas del Lincoln Memorial…

¿No fue allí donde Martin Luther King nos habló de aquel sueño que todos visualizamos al escucharle a él?

“I have a dream.”

Todos tenemos ese sueño… y tendremos que luchar por él.

Deje un comentario

Más en esta categoría

Una nueva visión del mundo
Una nueva visión del mundo

En el preámbulo del acta de constitución de la UNESCO dice: “Que, puesto que las guerras nacen en la mente de los [Leer más]

De Copenhague a Nueva York
De Copenhague a Nueva York

El Dr. Federico Mayor Zaragoza fue director general de la UNESCO entre 1987 y 1999. Científico, académico, político, [Leer más]

Y la indignación crece…
Y la indignación crece…

En el post de ayer estaba dando por hecho que un pequeño número de radicales habían complicado las cosas con su [Leer más]

Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…
Una revolución SIN: sin violencia, sin líderes…

Los acontecimientos de ayer en Barcelona deberían llevarnos a reflexionar, en frío, sobre cuáles deberían ser los [Leer más]

Piensa globalmente… ¡World Revolution!
Piensa globalmente… ¡World Revolution!

“Piensa globalmente, actúa localmente” es la máxima de Patrick Geddes que los activistas de medio mundo estamos [Leer más]

Archivos