Activismo y cambio de conciencia social
Thursday August 17th 2017

Apoyo a WikiLeaks de una veterana de la Guerra de Iraq

Los que, desde sus despachos, envían a los soldados a la guerra no derraman lágrimas por los horrores que sus ojos han visto

Ayer, mientras corregía mi artículo Cablegate IV: la Contracultura sigue viva, en el que hablaba de cómo los veteranos disidentes de la Guerra de Vietnam se han convertido ahora en los veteranos disidentes de la Guerra de Iraq, la página BusinessInsider.com publicaba los comentarios de una veterana de la Guerra de Iraq a uno de sus artículos; unos comentarios que venían a confirmar, una vez más, mis palabras.

He querido traducir las palabras de Veronica, esta soldado norteamericana, para que los lectores de habla hispana puedan conocer sus pensamientos sobre lo que vivió en Iraq y sobre por qué apoya ahora las filtraciones de WikiLeaks. Esto es lo que se publicó ayer de ella en BusinessInsider.com:

Veronica, una lectora de Business Insider, publicó este comentario en [nuestro artículo] The Backlash Against Wikileaks Is Outrageous: What Happened to Freedom of The Press?

“Soy una veterana de la Guerra de Iraq (Operación Libertad Iraquí, 2003) y apoyo a WikiLeaks.

De entrada, yo no apoyaba la guerra en la que fui obligada a intervenir. Repasando los acontecimientos de la guerra (en sus mismos comienzos), había algunas acciones cuestionables. No me gustaban muchas de las cosas que veía o que hacía, y con frecuencia me preguntaba cómo podía haber alguien que pudiera tomar las decisiones que se estaban tomando. Había muchas cosas deplorables ante mi propia conciencia (y siguen pareciéndome deplorables), y yo no era la única que veía las cosas así.

Creo que la opinión pública tiene el derecho a saber la verdad acerca de todo, en especial acerca del modo en que se toman las decisiones. Es fácil estar en una oficina, sin haberse tenido que enfrentar nunca a los ojos de otras personas que te devuelven fijamente la mirada, que te gritan, o que te entregan a sus hijos moribundos. Ésas son las personas que deciden el destino de los demás. ¿Acaso la opinión pública no tiene derecho a saber la verdad, en lugar de la propaganda del gobierno?

No es que importe la edad que yo tenía, pero yo tenía 20 años cuando serví en Iraq. No, no era una niña; pero, decididamente, no tenía la experiencia vital suficiente como para poner en duda las acciones de mi país. Me uní [al ejército] por honor. Yo había visto a mi padre servir, también en una guerra, y siempre me había sentido muy orgullosa de él.

Pero mi idea del servicio al país era muy de cuento de hadas. Hubiera deseado que mi padre me hubiera explicado lo duro que era todo aquello, especialmente la guerra. No obstante, tengo que decir que mis opiniones sobre los militares no han cambiado. Éramos un puñado de niños ignorantes con obligaciones. Algunos disfrutaban de aquello, otros no. Cuando me licencié del ejército, lo hice sabiendo que había presenciado y había hecho cosas con las que tendré que vivir el resto de mi vida. Siendo consciente de todo aquello, ya no podía seguir sirviendo en aquellas circunstancias, y me alejé de aquella vida.

Todavía me siento orgullosa de decir que serví a mi país, y siempre me sentiré orgullosa de los hombres y de las mujeres que siguen sirviendo. Lo que cambió fue mi actitud hacia el gobierno.

Cuando recuerdo y leo algunas de las cosas que escribí antes de alistarme, me tiraría del cabello. Estaba convencida y creía que nuestro gobierno hacía siempre lo correcto. No fue hasta que estuve en Iraq cuando descubrí, de primera mano, las decisiones que se estaban tomando en mi nombre, normalmente para empeorar las cosas. Esas decisiones políticas no las tomaba yo, pero las ejecutaba yo.

Éste es el motivo por el cual pienso que es importante que todo el mundo sepa lo que pasa durante el proceso de toma de decisiones. Es importante saber que hay una vida humana en el extremo final de esas decisiones.

¿Cómo decide alguien bombardear a una población entera con la esperanza de matar a un solo hombre? ¿Tan fácil es darle al disparador?

Cuando te encuentras con un hombre que te entrega el cuerpo mutilado de su hijo moribundo y le miras a los ojos, no me digas que crees que la decisión mereció la pena. Cualquiera que no haya estado allí dirá que siempre hay víctimas en la guerra; pero cualquier persona con un poco de conciencia, y que realmente lo haya vivido, ve las cosas de otro modo.”

Una vez más, el horror de la guerra y la repugnante utilización de seres humanos, soldados y víctimas civiles, que hacen desde los despachos los que detentan los poderes políticos y económicos.

Veronica no descubrió a tiempo que hay otras formas de vivir el honor y de forjar un espíritu guerrero, el de aquéllos que se entregan en cuerpo y alma al bien último de todos los seres humanos desde la no-violencia.

Como dijo Gandhi, hace falta más valor y más coraje para resolver los conflictos desde la no-violencia que desde la violencia. Pero ésta es una enseñanza que la humanidad todavía tiene que aprender.

_______

Tienes la versión original en inglés de lo que está escrito en negrita en http://www.businessinsider.com/iraq-war-wikileaks-2010-12

Deje un comentario

Más en esta categoría

La Vía del Guerrero (1)
La Vía del Guerrero (1)

“Entendíamos la guerra como una institución del Gran Misterio, un torneo o prueba de valor y destreza organizado, [Leer más]

Cuando los necios tienen las armas
Cuando los necios tienen las armas

Fue hermoso mientras duró. Ha sido muy hermoso, y emocionante, ver cómo los pueblos de los países árabes se [Leer más]

Revoluciones no-violentas
Revoluciones no-violentas

Probablemente haya alguno, o muchos, que me tachen de optimista. Pero, ¿qué se puede esperar de un Creativo [Leer más]

Al pueblo de los Estados Unidos
Al pueblo de los Estados Unidos

(You can read this post in English below) James Madison (1751-1836) fue el 4º presidente de los Estados Unidos. Pero, [Leer más]

To the people of the United States
To the people of the United States

(Este post lo tienes también en castellano, arriba) James Madison (1751-1836) was the fourth president of the United [Leer más]

Archivos